Archive Page 2

17
Ago
07

Las cosas bien, las cosas mal

¿Se puede tener un blog parado casi un mes? En principio un blog es una ventana al mundo de una persona, un diario público donde cada cuál da su opinión. Actualizar permanentemente, como hacen varios amigos míos, es hacer las cosas bien. Dejarlo parado, como hago yo, es hacer las cosas mal. Y, reconozco, a veces hago las cosas mal, pero me gusta hacer las cosas bien. He pensado en reformular éste blog (la idea era cambiar el blog y hacer uno nuevo, pero he pensado que “Casco Oscuro” es un nombre demasiado bueno para desperdiciarlo.

La cuestión que me planteo es: ¿especializo “Casco Oscuro” en algo o no lo especializo? Porque a veces leo blogs de frikismo infecto, como el clásico Viruete o el glorioso Vicisitud y Sordidez, y quiero convertir el mío en algo parecido, donde abrumo a mis lectores con mis inenarrables ideas sobre Eurovisión, El Payo Juan Manuel o los Cantores del Puerto. Pero otras veces leo blogs de sesuda política, del que tengo miles de ejemplos por ahí, y tengo ganas de convertir éste blog en una referencia de la actualidad española y mundial, tal como ha hecho mi estimado amigo Hidalgo con el suyo.

Pero algo tengo que hacer.

En fin, vamos a lo nuestro:

El PSOE podía haber hecho bien en Navarra, informando al PSN que sólo aceptarían pactar con Nafarroa Bai si Patxi Zabaleta salía al balcón del Ayuntamiento de Pamplona vestido de lagarterana con una gran bandera española en la mano o cualquier otro requerimiento imposible de cumplir. Sin embargo, prefirió hacer las cosas mal dándole una patada en la boca al PSN, lo que ha provocado una cadena de dimisiones y que sólo ha satisfecho al bigotismo y sus adláteres (que es lo que queríamos evitar).

El problema de Nafarroa Bai es que es un partido esponja, como el BNG; conglomera todo el nacionalismo navarro incluyendo (y, atención, porque aquí viene el detalle importante) el nacionalismo abertzale (entendiendo por ello el nacionalismo vasquista de izquierda) no-etarra. Y sí, amigos, eso existe, y hay que reconocer los cojones redondos y de roca maciza que ha tenido el señor Zabaleta para decirle a los encapuchados que así no se va a ningún sitio y que hay que meterse en el juego para llegar a alguna parte.

Y al señor Zabaleta, que ha tenido esos santos eggs, le hemos dado con la puerta en la cara. ¿Por qué?

La cuestión es que, por desgracia, una mayoría razonable de hispanos se ha mostrado permeable a la simple cadena de equivalencias bombardeada ad nauseam por la derecha nacional: vasco + nacionalista = terrorista, amén de la campaña de “ETA” para “entregar Navarra”, esa peligrosa acción que, por increíble que parezca es constitucional y que ningún nacionalista con dos dedos de frente pediría (porque el no convencer a un señor de Tudela o de Sartaguda de su euskaldunidad intrínseca sería nefasto para cualquier referéndum, como ya informé con anterioridad). Si se tienen dudas sobre si el español medio se ha creído todas éstas mandangas, consulten con sus familiares más veteranos o sus compañeros de trabajo.

Así pues, con la encuesta en la mano (como argumentó el siempre sensato y cada vez más admirable Josu Jon Imaz en El País, en el artículo publicado el día 10 y ya de pago) hemos preferido darle la razón a la ignorancia nacional que mostrarle a los navarros, a los vascos y a los españoles que una izquierda nacionalista no terrorista puede tener opciones de gobierno en una España democrática y en paz.

Hemos preferido hacer las cosas mal. Y no me gusta hacer las cosas mal.

Seguiremos informando.

Anuncios
26
Jul
07

Las catedrales del trance

Nunca he sido un entusiasta del techno. He de confesar que no es por repudio a la música en sí, sino a la fauna que congrega y a sus anexos (verbigracia, la Jenny, el AX tuneado, farlopa por doquier, etc.)

Naturalmente, tienen que venir unos canadienses a hacerme cambiar de opinión.

Con ustedes nuestros viejos compañeros de flipe máximo: el Cirque du Soleil. Con los nuevos espectáculos aún en gira norteamericana (que es por donde empiezan) y aún a falta de un año para que alguno de ellos venga a Madrid (y demos gracias a Buda que vienen, porque gente de menos criterio se hubiera ofendido si el ayuntamiento hubiera puesto los cuarteles generales de la obra de la M-30 sobre el terreno que ya tenían contratado para instalarse)

Pues bien, nuestros amigos canadienses han decidido organizar un espectáculo de “arena” (es decir, que no necesita carpa) llamado Delirium en las que mezclan el ritmo del techno con su habitual flipada de música y baile. Pueden ver un trailer en su página oficial, es decir, aquí.

Insisto, el techno no me gusta. Pero no me negarán que tiene una pinta estupenda.

Naturalmente, el hecho de que sea un espectáculo nuevo y requiera un palacio de congresos medianamente grande lo hace insostenible en nuestra pobremente dotada capital. La gira europea que empieza en septiembre lo llevará por diversos países…menos el nuestro.

Por supuesto, la gira europea tenía que empezar donde más posibilidades de éxito hay: en una ciudad donde el techno es religión, donde los fines de semana hordas de jóvenes de varios países circunvecinos abarrotan los enormes hangares donde el chunda reina impenitente.

Lo han adivinado: Rotterdam.

Quien ha hablado conmigo las últimas semanas habrá notado que tengo ganas de volver de visita a la metrópolis del Mosa. Es innegable que esos meses de Erasmus estuvieron entre los mejores de mi vida, y no necesito que vengan canadienses chundas para justificarme un fin de semana comiendo patatas en el Bram Ladage, visitando (¡por fin!) el museo Boijmans van Beuningen y el Neerlandés de Fotografía, y recorriendo el mercadillo del Blaak en búsqueda de la última ganga venida de China.

Y, como no, me pone en un compromiso. Ese fin de semana, el del 15 y 16 de septiembre, a pesar de que no está justamente en medio de los míos, está en plena época de exámenes. Además, ese finde me tocaría currar, según el calendario. Pero es que la tentación es muy fuerte.

Porque además ese fin de semana es el que el Mech ya tiene reservado para visitar los Bajos Países. No pensaba acompañarle; pretendía ir en octubre, cuando las circunstancias fuesen más propicias (exámenes acabados, quizás más dinero, tarifas hoteleras más razonables…)

Pero ahora hay canadienses involucrados. Estoy perdido.

Seguiremos informando.

20
Jul
07

Comprender

La noticia: El juez de la Audiencia Nacional, Juan del Olmo, ha ordenado el secuestro judicial de la edición de ésta semana de la revista El Jueves por injurias a la Corona.

Motivos posibles:

a) El juez Del Olmo es un tiralevitas incompetente que un hermoso día decide echarse la opinión pública encima por censurar una publicación por lèse majesté, crimen inexistente en casi todas las monarquías europeas.

b) El juez Del Olmo es un lector impenitente de El Jueves dispuesto a recomponer la fama y la fortuna de la notablemente decadente revista restaurándole el aura de revista contestataria e irreverente que los años le habían quitado.

Por mucho que la opción b) pueda incluso tener visos de posibilidad (y veremos más tarde por qué), por desgracia la opción a) es la más probable de todas.

Nada hace más republicanos que intentar salvar una monarquía. Las monarquías que necesitan ser defendidas de sus propios ciudadanos son las monarquías que acaban cayendo un día u otro. La pervivencia del delito de injurias a la Corona en nuestro ordenamiento jurídico es prueba de la desconfianza que nuestra propia legislación tiene hacia la buena voluntad de los españoles respecto a su Corona.

Lo cuál por otra parte es lógico. El Carlangas y su corona forman parte del plato de lentejas servido en 1977 a cambio de la redemocratización del país, plato que la inmensa mayoría de la izquierda comió con gusto pero que nunca digirió del todo. El izquierdismo hispano parece contar con que en un día soleado en un futuro nebuloso, se abran las nubes y se proclame la III República. En la España de hoy, el republicanismo como opción política viable es tabú: República sí, pero ni ahora ni aquí.

A pesar de ello, durante los últimos cinco años el tabú empieza a disiparse lentamente, basado en el peso que va ganando la convicción de que ni Juan Carlos de Borbón va a vivir para siempre, ni de que su hijo y heredero tiene su mismo talento político, intelectual y de marketing.

La portada de marras no es, ni mucho menos, la más punki que El Jueves ha hecho sobre la Corona. De hecho, no sale ni la corona: el Rey, que es el único Jefe del Estado y en consecuencia la única figura a la que se podría injuriar, no está ni se le espera. Más punki fue la caricatura de Vizcarra que se publicó hace unos años en la que el Rey se caricaturizaba gloriosamente con un pequeño tubo metálico (de los utilizados para consumir farlopa) en su real napia. Caramba, ¡si sacaron un libro el año pasado llamado Tocando los Borbones en los que coleccionaban todas las caricaturas sobre la Regia Familia acumulados en casi treinta años de casa!

La pregunta que todo el mundo se hace es: por qué aquí y por qué ahora. Cabe pensar que la presión (porque nadie es tan idiota, y mucho menos el juez Del Olmo, para hacer algo así por su cuenta y riesgo) ha salido directamente de la Casa del Príncipe, sin pasar por las experimentadas manos de la Casa del Rey. Mal asunto para el Rey, desde luego, porque es una metedura de pata que costará cara a toda la Casa; pero además implica algo aún más preocupante: que Felipe de Borbón no será tan tolerante con lo que los medios digan sobre él como su padre.

El Príncipe de Asturias tendría que haber aprendido por ambos lados de su árbol genealógico que para un Rey, meterse en política es jugar con fuego. Su bisabuelo paterno, Alfonso XIII, se metió en política con Primo de Rivera y acabó en la calle en menos de diez años; su tío materno, Constantino II, mantuvo una actitud ambigua respecto al golpe de los coroneles de 1967 y acabó teniendo que huir del país.

Ahora bien: por muy presionado que haya estado Del Olmo, he de suponer que tendrá un mínimo de cordura, y en lugar de putear (que es para lo que sirve un secuestro de edición) a El Jueves el juez le hecho un favor. Todo español con un mínimo de cultura (entre los que, suponemos, se encuentra Del Olmo) sabe que El Jueves es la revista que sale los miércoles. Secuestrar la edición un viernes por la tarde, cuando todos los fieles ya han comprado el número de la semana, sólo beneficia a la publicidad de la revista.

Por mi parte, siempre he dicho que casi todo lo que sé sobre la cultura popular española lo he aprendido del Profesor Cojonciano. Jueves forever.

Seguiremos informando.

12
Jul
07

El hombre que amaba a Kim Jong-Il

alejandro_cao_de_benos.pngEstán los falsos frikis. Son aquellos que tienen la mala idea de llevarse Las Dos Torres a la comunión de la prima Judith con el objetivo de leerlo durante la misa (sin recordar que la liturgia católica prima el levantarse y volverse a sentar con el primario objetivo de que los fieles no se duerman) y son avistados por la inefable tía Remedios, que les dice, entre burla y reproche: “Ay, que te estás convirtiendo en…como era… ¡un friqui de esos!”

Están los frikis de toda la vida. Aquellos que a los dieciséis años, ante el dilema de elegir entre una vida social normal y un enano guerrero con maza y hacha de combate a una mano eligen al enano. Después crecen y tienen vidas sociales productivas e incluso (¡anatema!) abjuran del frikismo.

Están los muy frikis. La gente que se sabe hasta la menor de las reglas caseras de Blood Bowl y es capaz de pasarse ocho horas seguidas hablando del Lineage (yo lo vi, nadie me lo contó), gente que es un espectáculo en las fiestas pero que definitivamente no quieres invitar a una partida de Diplomacia.

Están los über-frikis. La gente como yo, que es friki de lo suyo, que ignora el rol (zum Beispiel) y se dedica a hacer mapas de territorios épicos. Son las gentes al que el destino tiene guardada la cura contra el cáncer, el descubrimiento de nuevos planetas y una forma de obtener paté de atún a precios de saldo.

Y luego está Alejandro Cao de Benos.

Quién vio el documental sobre Corea del Norte en Cuatro el otro día (yo, parte de las masas proletarias, sólo pude ver el final) recibió una introducción a la figura de éste hombre, presidente de la Asociación de Amistad Coreana y el occidental más importante de Corea del Norte.

Éste señor, nacido en Tarragona hace 34 años de una familia acomodada de la nobleza rural catalana, es, en la opinión de éste blog, el friki más grande que ha dado la historia hispana. Sabido es por parte de nuestros lectores el amor de éste blog a todo lo originario de allende el Paralelo 38, pero lo del señor Cao es superior. Porque el señor Cao se lo cree.

Uno no se sabe la historia pero se la puede imaginar. Un niño nacido en las tinieblas de una familia noble catalana (con las obvias connotaciones de facherío que eso implica) crece posiblemente rodeado de escapularios, vivaspañas y huecograbados del Caudillo, lo que indudablemente genera un estado de confusión mental que puede volverte definitivamente loco. Mi amigo Guille (esté donde esté ahora mismo, que Jerry Siegel guíe su camino) vivió toda su infancia y adolescencia en un entorno similar y, como era de esperar, se volvió un über-friki de los que caben pocos en quintal. Nuestro héroe, sin embargo, cuando cumplió los dieciséis, en lugar de orientarse al wrestling y a la pornografía (como haría cualquier persona sensata), tomó el camino más peligroso. Se hizo rojo.

Podría ser la historia de un pijopunki o perroflauta cualquiera, pero estamos en 1990. No son buenos tiempos para ser comunista; están pateando a los politburós a lo largo y ancho de Europa oriental, Gorbachov proclama que a la URSS no la va a conocer ni el Lenin que la parió y los movimientos “alterglobalizadores”, hoyo de pijillos varios y sus pulgas acompañantes, todavía no han nacido. Nuestro rebelde amigo tiene dos alternativas: Cuba y su fidelismo y Corea y su gran idea Juche. Como buen friki que es, elige la segunda opción. En los tiempos de la sociedad digital de hoy, cuando queremos información tiramos de Google y de la Wikipedia, pero en aquellos remotos eones en los que aún no conocíamos a Takeshi Kitano la información se obtenía leyendo libros y folletos. Imaginamos pues a nuestro héroe escribiendo una amable cartita a Pyongyang pidiendo información.

Tal gesto puede ser comparado a comprar una suscripción de dos años a Despertad! o a creerse que realmente hay un ministro nigeriano que quiere blanquear dinero a través de tu cuenta bancaria. En todo caso, los siervos de Nuestro Kim le mandan las maravillas de su industria editorial en papel cuché y a toda tricomía. Nuestro amigo queda pasmado por las maravillas de la idea Juche y de su mente inspiradora Kim Il-Sung, y decide visitar la tierra soñada. Con el dinero que obtiene de su profesión de informático (¿es o no es un friki?) visita Corea del Norte con el tour que la oficina de turismo norcoreana prepara y que incluye la corona de flores que poner en el monumento a Kim Padre.

Aún no eran los tiempos en el que el Rodong Sinmun publicaba recetas para preparar sustanciosas sopas de césped, así que hemos de suponer que el viaje le gustó. Y desde entonces, nuestro amigo visita regularmente Corea del Norte, mientras trabaja en Barcelona como informático. También escribe poemas en homenaje a los Líderes Eternos, así como obras propagandísticas de diversa índole.

Hemos de decir que no reprochamos en absoluto a nuestro amigo Alejandro Cao de Benos. Todo lo contrario. Mientras algunos degenerados viven vidas mediocres y sosainas, nuestro héroe visita Pyongyang un par de veces al año y tiene siempre un pin con el rostro de Kim recién cromado y listo para clavar en la solapa. Como frikis que somos en ésta página, apoyamos su determinación a ser el único español que sabe coreano con acento del Norte y esperamos que pronto Kim Jong-Il, el megalómano favorito de éste su blog y el único hombre que no se peina porque no lo necesita, pronto le invite a ver su colección de porno mientras brindan con coñac francés a la salud de la amistad hispano-coreana.

Mientras, nosotros, seguiremos informando.

24
Jun
07

Elegía

He tardado mucho en volver a escribir. Al parecer, un puñado de inconsecuentes han elegido éste blog como forma de entretenimiento, y me han requerido insistentemente en que les siga abasteciendo de mi pobre verbo. En todo caso, si me leen y les gusta, por favor, sugieran, critiquen y opinen. Si los blogs generalmente son un monumento al ego, éste no quiere serlo. Casco Oscuro lo formamos ustedes y yo. Díganme algo.

En fin. Si he vuelto a escribir es en respuesta al más triste acontecimiento dentro de nuestro mundo cultural desde la desaparición de Caiga quién Caiga (el bueno, no éste). Hablamos, como no, de la muerte del Fary.

Siendo sinceros, en un mundo musical normal el Fary sería considerado submúsica de la más ínfima clase, no mereciendo sino risión de cualquier persona mínimamente alfabetizada. Pero en un país donde David Bisbal y El Sueño de Morfeo consiguen tiempo de antena, el Fary es celebrado por éste su corresponsal como recuerdo de un tiempo en que los hombres eran hombres, las mujeres eran mujeres, y las camisas de poliéster se llevaban, y desabrochadas hasta la medalla.

Sí, amigos, el Fary era una figura pop. No confundamos “pop” (que es la representación de un tiempo y época de una cultura de masas) con “el pop” (que es música creada por pijos intelectualoides para crearse un entorno cultural propio y alienante por aburrido). Como “pop” entendemos el corazón lolailo que late en cada español y que lleva a escenas como la del über-macho conductor de autobús que va con Radiolé a todo trapo y cantando a coro “Cántame” de María del Monte (yo lo ví, nadie me lo contó; y confiesen: ustedes también se la saben). Pero al contrario del engendro acultural que hoy llamamos tecno-lolailo-pop representado por los gominosos gorgoriteros de OT, que son indistinguibles unos de los otros, el Fary era único.

Ya se ha dicho en anteriores artículos (que nunca está de más recordar) la importancia del Fary como científico y filósofo. Porque el Fary no era sólo un cantante; reflejaba en sus canciones el latir de una cultura, la de la España suburbana de los 70-80. Una España que aún existe, enterrada entre seudosofisticación y autocomplacencia. Discutía el otro día con mi amigo el Metalero acerca del concepto de ser español, un concepto que lleva tres siglos en debate y lo que te rondaré, morena.

Usemos al Fary como ejemplo. No de lo que debemos ser, ni lo de lo que no debemos ser; un ejemplo de lo que no debemos olvidar que también es España, mientras la llevamos al futuro.

Descanse en paz.

Seguiremos informando.

16
May
07

Y lávate los dientes antes del martirio

Y uno que pensaba que Leticia Sabater era lo más enfermizo que un niño podía ver en televisión.

El programa en cuestión se llama Los Pioneros del Mañana y lo emite  el canal de televisión propiedad de Hamás. Naturalmente, los subtítulos de éste vídeo los hacen israelíes y, por lo tanto, puede que el ratón Mick… perdón, Farfur, diga cosas menos heavies, pero mi escaso árabe sabe reconocer suficientes inch’Allahs para que ya tenga yo un mal rollo en el cuerpo. Como no, los israelíes se han indignado, así como la Walt Disney Company, pero ésta por otras razones.

Malamente nos podemos indignar con la inundación de propaganda destinada a los niños cuándo nuestros propios programas infantiles son propaganda a su manera (aunque claro, de forma definitivamente menos obvia). Lo que debería preocupar a Hamás no es la reacción de los israelíes, sino la de la Walt Disney. Ya se sabe como va la justicia en el mundo: el genocidio puede pasar sin castigo, pero la vulneración de derechos de autor te perseguirá hasta el infierno.

Seguiremos informando.

15
May
07

Ser socialista

Yo soy socialista. Lo soy porque creo en que las personas tienen derechos más allá del de las meras libertades individuales, o del derecho a la propiedad; tienen derecho a que la sociedad en la que viven sea respetuosa, justa y equilibrada. Soy socialista porque creo en el progreso, porque creo que siempre debemos ser críticos, porque creo que nunca debemos caer en la autosatisfacción y siempre luchar por un mundo mejor. Soy socialista porque no pretendo imponer mis ideas a nadie, porque pretendo escuchar, observar y comprender. Soy socialista porque creo en una España mejor, más justa, menos sectaria, libre de los populismos, los vulgarismos y la crispación que han caracterizado su historia. Una España culta y europea, no una España de charanga, pandereta y romería.

Ahora, ¿como explico yo ésto?:

por-el-amor-de-dios.jpg

Y sé de gente que está suspirando más alto y más fuerte que yo.

Seguiremos informando.