Archive for the 'El Resto del Universo' Category

12
Jul
07

El hombre que amaba a Kim Jong-Il

alejandro_cao_de_benos.pngEstán los falsos frikis. Son aquellos que tienen la mala idea de llevarse Las Dos Torres a la comunión de la prima Judith con el objetivo de leerlo durante la misa (sin recordar que la liturgia católica prima el levantarse y volverse a sentar con el primario objetivo de que los fieles no se duerman) y son avistados por la inefable tía Remedios, que les dice, entre burla y reproche: “Ay, que te estás convirtiendo en…como era… ¡un friqui de esos!”

Están los frikis de toda la vida. Aquellos que a los dieciséis años, ante el dilema de elegir entre una vida social normal y un enano guerrero con maza y hacha de combate a una mano eligen al enano. Después crecen y tienen vidas sociales productivas e incluso (¡anatema!) abjuran del frikismo.

Están los muy frikis. La gente que se sabe hasta la menor de las reglas caseras de Blood Bowl y es capaz de pasarse ocho horas seguidas hablando del Lineage (yo lo vi, nadie me lo contó), gente que es un espectáculo en las fiestas pero que definitivamente no quieres invitar a una partida de Diplomacia.

Están los über-frikis. La gente como yo, que es friki de lo suyo, que ignora el rol (zum Beispiel) y se dedica a hacer mapas de territorios épicos. Son las gentes al que el destino tiene guardada la cura contra el cáncer, el descubrimiento de nuevos planetas y una forma de obtener paté de atún a precios de saldo.

Y luego está Alejandro Cao de Benos.

Quién vio el documental sobre Corea del Norte en Cuatro el otro día (yo, parte de las masas proletarias, sólo pude ver el final) recibió una introducción a la figura de éste hombre, presidente de la Asociación de Amistad Coreana y el occidental más importante de Corea del Norte.

Éste señor, nacido en Tarragona hace 34 años de una familia acomodada de la nobleza rural catalana, es, en la opinión de éste blog, el friki más grande que ha dado la historia hispana. Sabido es por parte de nuestros lectores el amor de éste blog a todo lo originario de allende el Paralelo 38, pero lo del señor Cao es superior. Porque el señor Cao se lo cree.

Uno no se sabe la historia pero se la puede imaginar. Un niño nacido en las tinieblas de una familia noble catalana (con las obvias connotaciones de facherío que eso implica) crece posiblemente rodeado de escapularios, vivaspañas y huecograbados del Caudillo, lo que indudablemente genera un estado de confusión mental que puede volverte definitivamente loco. Mi amigo Guille (esté donde esté ahora mismo, que Jerry Siegel guíe su camino) vivió toda su infancia y adolescencia en un entorno similar y, como era de esperar, se volvió un über-friki de los que caben pocos en quintal. Nuestro héroe, sin embargo, cuando cumplió los dieciséis, en lugar de orientarse al wrestling y a la pornografía (como haría cualquier persona sensata), tomó el camino más peligroso. Se hizo rojo.

Podría ser la historia de un pijopunki o perroflauta cualquiera, pero estamos en 1990. No son buenos tiempos para ser comunista; están pateando a los politburós a lo largo y ancho de Europa oriental, Gorbachov proclama que a la URSS no la va a conocer ni el Lenin que la parió y los movimientos “alterglobalizadores”, hoyo de pijillos varios y sus pulgas acompañantes, todavía no han nacido. Nuestro rebelde amigo tiene dos alternativas: Cuba y su fidelismo y Corea y su gran idea Juche. Como buen friki que es, elige la segunda opción. En los tiempos de la sociedad digital de hoy, cuando queremos información tiramos de Google y de la Wikipedia, pero en aquellos remotos eones en los que aún no conocíamos a Takeshi Kitano la información se obtenía leyendo libros y folletos. Imaginamos pues a nuestro héroe escribiendo una amable cartita a Pyongyang pidiendo información.

Tal gesto puede ser comparado a comprar una suscripción de dos años a Despertad! o a creerse que realmente hay un ministro nigeriano que quiere blanquear dinero a través de tu cuenta bancaria. En todo caso, los siervos de Nuestro Kim le mandan las maravillas de su industria editorial en papel cuché y a toda tricomía. Nuestro amigo queda pasmado por las maravillas de la idea Juche y de su mente inspiradora Kim Il-Sung, y decide visitar la tierra soñada. Con el dinero que obtiene de su profesión de informático (¿es o no es un friki?) visita Corea del Norte con el tour que la oficina de turismo norcoreana prepara y que incluye la corona de flores que poner en el monumento a Kim Padre.

Aún no eran los tiempos en el que el Rodong Sinmun publicaba recetas para preparar sustanciosas sopas de césped, así que hemos de suponer que el viaje le gustó. Y desde entonces, nuestro amigo visita regularmente Corea del Norte, mientras trabaja en Barcelona como informático. También escribe poemas en homenaje a los Líderes Eternos, así como obras propagandísticas de diversa índole.

Hemos de decir que no reprochamos en absoluto a nuestro amigo Alejandro Cao de Benos. Todo lo contrario. Mientras algunos degenerados viven vidas mediocres y sosainas, nuestro héroe visita Pyongyang un par de veces al año y tiene siempre un pin con el rostro de Kim recién cromado y listo para clavar en la solapa. Como frikis que somos en ésta página, apoyamos su determinación a ser el único español que sabe coreano con acento del Norte y esperamos que pronto Kim Jong-Il, el megalómano favorito de éste su blog y el único hombre que no se peina porque no lo necesita, pronto le invite a ver su colección de porno mientras brindan con coñac francés a la salud de la amistad hispano-coreana.

Mientras, nosotros, seguiremos informando.

Anuncios
19
Abr
07

A Mademoiselle Fifí no se la volverá a ver sin un libro

alan-rickman.jpg

Sacado del imprescindible Las Penas del Agente Smith.

Seguiremos informando.

18
Abr
07

De vez en cuándo saltan

No tardó en pasar, como ya avisé a ayer a todo aquél que estuviera dispuesto a escucharme (y también a todo aquél que no lo estuviera). Aventuré ayer, ante la matanza de treinta y dos (sí, amigos, imagínense un aula entera) universitarios en Estados Unidos, el lobby pro-armamentista y mucha gente aprovecharía la ocasión (¡la ocasión!) para apoyar el porte libre y uso de armas. ¿El motivo? Sencillo: un ciudadano común (las pruebas son poco concluyentes y las suposiciones están muy abiertas, pero un coreano en una universidad politécnica americana es, en la inmensa mayoría de los casos, un pobre sujeto que estudia durante 22 horas y media al día con sus padres bufándole en la espalda durante 21 de esas horas con el fin de convertirle en un genio de la ciencia podridamente rico; hay que tener mucha fuerza de voluntad para no volverse loco, como parece el caso) entra en una universidad con dos pistolas comunes y corrientes (no uzis, no rifles, ni una magnum) y se dedica a matar sin control durante las siguientes dos horas. Inferí que los armafans hestonianos argumentarían que la lista de bajas se hubiera limitado mucho si un ciudadano un poco más emprendedor le hubiera metido un tiro entre las cejas al asesino. Todavía no hay declaraciones oficiales, pero creo yo que entre los blogs de la derecha americana la explicación verdea resplandente.

La cuestión de las armas de fuego es intratable en un país como Estados Unidos, un país que heredó de los británicos la cabezonería respecto a sus tradiciones, como el billete de dólar, la gasolina en galones e ir armados a todas partes. La contribución que podemos hacer los europeos al tema es más bien poca, primero, porque los EE.UU. no han aplicado ninguna iniciativa legislativa inspirada en ideas europeas desde Thomas Jefferson, segundo, porque nosotros tenemos nuestra propia tradición nacional inspirada en la Colt hispana, la recortada, heredera del trabuco (remember Puerto Hurraco)

En todo caso, un triste episodio, que será el toque de atención ante el problema de las armas… al menos hasta el segundo lunes de noviembre del año que viene.

Seguiremos informando.

22
Ene
07

Vomitivo

La semana pasada, en la versión digital de El País, campeaba en la tabla de noticias más leídas el interesante e importantísimo hecho de que Britney Spears había vomitado encima de su novio. Siendo como posiblemente era una nota de agencia, es decir, una noticia que entra en la página web única y exclusivamente porque las agencias de noticias la incluyen en el lote, la única culpable de la popularidad de la noticia debía ser la incuria de nuestra ciudadanía, tan deseosa de obtener informaciones variadas sobre la guarrona de Luisiana.  Lo que sí tiene pecado, y definitivamente provocó mi indignación, es que el llamado suplemento “juvenil” de El País, el tal EP3, pusiese a un muchacho llamado Iván Castelló, del que desearía conocer su opinión al respecto, a ampliar tan valiosa información, haciendo un artículo más completo sobre las grandes vomitonas de la historia. Intuyo que sólo no publicaron otro artículo diciendo que el vomitar se está poniendo de moda porque el vomitar ya está de moda: basta ver la Pasarela Gaudí.

La pérdida de calidad de mi diario favorito es ya gritantemente obvia. El que era sin dudarlo el mejor tabloide del mundo ha perdido calidad a ojos vista. No sólo ya el crecimiento a espuertas de las seudonoticias: también faltas de ortografía dolorosamente notorias y traducciones patéticas, sobre todo del francés: aún recuerdo como dolió ver en la entrevista con el entonces ministro de Medio Ambiente y hoy líder de la oposición canadiense, Stephane Dion, las políticas que seguiría el gobierno canadiense contra “los gases de efecto sierra”. El hecho que “serre” pudiera significar otra cosa que “sierra” en francés pasó inadvertido para nuestro simpático traductor, al igual que el evidente hecho de que “efecto sierra” es un absurdo que no tiene sentido (notifico: “serre”, en francés, significa invernadero). Cada vez es más terrible tener que pagar un euro para leer un periódico que cada vez está peor hecho, y lo peor de todo es que no hay más opciones. Aunque El País sea cada vez más patético, sigue siendo el mejor periódico generalista que tenemos.

La derecha se queja mucho del “monopolio” y del “imperio” de Polanco, y yo me pregunto porqué la izquierda no hace lo mismo. Quizás porque, al contrario que la otra parte, sabemos más idiomas (estamous trabajando en ellou) y, si nuestra prensa falla, podemos recurrir a los medios allende nuestras fronteras. Y, gracias a Internet, eso es más posible que nunca. La gente culta abandona los periódicos y prefiere informarse en páginas web y blogs (aunque si está usted buscando información, amigo, diríjase a otra parte).

Durante el instituto un amigo y yo fundamos un periódico, y conseguimos la proeza de sacar 43 ediciones, una por semana salvo vacaciones (que en un instituto son muchas). Cuándo terminé la carrera, para desilusión de mi madre, no elegí periodismo (a pesar de que me daba la nota, que conste). Pensé que de nada servía aprender a escribir si no sabía sobre qué escribir, y no quería tener que “inflar” clips de noticias sin tener ni puñetera idea de lo que estaba escribiendo.

Se ve que no todo el mundo tiene el mismo buen criterio.

Seguiremos informando.

25
Dic
06

Hoy en Navidad

Hoy es el día de la Natividad del Señor según el santoral católico, esa extraña institución que consigue comprimir en 365 días los chiquicientos miles de santos que pueblan la historia de la Sancta Madre, y que hace que no haya dos calendarios con dos santos del día iguales (mi cumpleaños suele ser San Serapión, pero ya he visto cienes de variantes.) Millones de españoles han dedicado el día a abrir regalos y luego comer como si no hubiera más mañana; en mi casa se han obviado los regalos (solemos esperar a Reyes) pero la comida no ha faltado. Pero hoy, día de Navidad, ha empezado otra de éstas guerras africanas que solemos ignorar hasta que sale el capullo del Bono por la tele diciendo “soy irlandés, salvo el mundo, amadme…y mirad a éstos pobres negros.” Las guerras africanas ya no son como antes, en las que había un bando gubernamental y otro rebelde. Son guerras multinacionales, y aunque el arma más pesada sigue siendo la AK-47, no cabe duda que la Avtomat Kalashnikova se basta y se sobra para matar mucho. Se calcula que en las dos guerras del Congo (1996-2000), que contaron con la presencia de tropas de no menos que ocho países, murieron tres millones y medio de personas, en su inmensa mayoría civiles. Y hoy nos informan que Etiopía se ha metido en la Guerra Civil Somalí a saco, con aviones y todo, bombardeando el aeropuerto de Mogadiscio. Como ustedes, lectores informados que son, posiblemente sabrán, Somalia ha sido el único “no-país” del mundo durante los últimos doce años, después de que los americanos se fueran por pies de Mogadiscio tras descubrir de la manera más gráfica posible que un par de negros con lanzacohetes SON peligrosos (al menos le proporcionaron a Bruckheimer una pinícula). Al igual que en Afganistán en 1994, el vacío de poder ha hecho surgir un movimiento popular chungoextremista islámico, la Unión de los Tribunales Islámicos. Ésta gente, que ha creado un cuasi-estado gobernado por jueces islámicos, tomó la capital, Mogadiscio, a principios de junio. Y ahora estaban a punto de tomar el país entero. Dado que Etiopía tiene intereses en la extremadamente fluida frontera entre los dos países, hace un par de semanas decidió meter el naso en la guerra, a ver si puede agenciarse una influencia en el nuevo gobierno (convirtiéndola en una potencia regional) y ya de paso conseguir que los americanos (preocupadísimos por un nuevo Afganistán justo a las puertas del Mar Rojo) les premien su intervención en la lucha contra los malignos terroristas. Y, como no, los estados cabreados con Etiopía (Eritrea y Djibouti) se meterán en el ajo como reacción. Djibouti ya se ha declarado aliado de los tribunales islámicos, y se sospecha de la influencia eritrea, que estaba en guerra con Etiopía hace nada. ¿A que les suena muy I Guerra Mundial? Pues ésto mismo ha pasado hoy, en 2006, en el día de Navidad.

Seguiremos informando.

30
Nov
06

La Lubianka pierde la vergüenza

“In the West, you always can find a party.
In Soviet Russia, the Party finds YOU!”
(Yakov Smirnoff)

Hace quince años, el Partido Comunista de la Unión Soviética fue declarado fuera de la ley y sus oficinas cerradas. El motivo fue la participación de destacados miembros del PCUS en el golpe de Estado que intentó derrocar a Gorbachov, en ese extrañísimo verano del 91. Yo me enteré del golpe por la cadena de noticias 24 horas más torpe del universo: ECO, el intento de los mexicanos Azcárraga de hacer una CNN latina que acabó cuándo la misma CNN decidió hacer un servicio en español. Es posiblemente el primer acontecimiento político de importancia que recuerdo (no recuerdo la caída del Muro, por ejemplo) y está muy viva en mi memoria los esfuerzos de éste su corresponsal, ya friki en ciernes, de memorizar el nombre del nuevo líder soviético, Guennady Yamaev (me lo aprendí, cojones). De ahí, Yeltsin, la bandera rusa ondeando sobre el Kremlin, el bombardeo del Parlamento, el vodka, las risas con Clinton, en fin, el caos y el desorden que todos recuerdan y que del que Occidente presagiaba el apocalipsis. Tom Clancy, Robert Ludlum y miles de escritores de novelas de aeropuerto hicieron millones con libros donde un invariablemente psicópata líder nacionalista ruso robaba cabezas nucleares de instalaciones en Siberia y amenazaba con la destrucción de la sociedad decadente y capitalista y the end of the world as we know it. Que quince años después nada de ésto haya pasado es, por decirlo de alguna manera, sorprendente. Ahora, sólo ahora, nos estamos dando cuenta de porqué estamos todos vivos y del precio que tenemos que pagar por ello. La Unión Soviética, desde que Brezhnev empezó a chochear (es decir, desde mediados de los 70) pasó a ser administrada por el KGB. En un estado totalitario sin liderazgo, los servicios de seguridad empiezan a pensar por cuenta propia, y por supuesto, la U.R.S.S. no fue la excepción. Llegó el golpe, el descabezamiento de la policía secreta; el ministro del Interior, golpista, se pegó un tiro en la boca. Ahora nos parecería estúpido creer que la gente del KGB, que había gobernado el país a su merced durante 30 años o más, se iba a retirar a las sombras y dejar llegar la democracia en Rusia. Yo me lo creí, y minipunto para el que no se fiaba; eran tiempos en los que se creía que todo era posible, y Bush padre y Fukuyama decían que ésto se había acabado, aquí no había nada que ver y que nos fuésemos todos a nuestras casas a consumir como posesos.

Pero ahora nos damos cuenta de que no es así. El espíritu de Felix Dzerzhinsky sigue vivo y en la Lubianka se han vuelto a encender las luces. Ya la elección de Vladimir Vladimirovich  fue un punto de inflexión, pero ahora se han revelado todas las cartas y nos hemos dado cuenta de lo útil que es aprender ajedrez en los colegios. Putin, el FSB y Rusia en general tiene cogido al mundo de los eggs: una vez consolidadas sus empresas energéticas, presididas por subservientes ricachones con los pies tan inundados de mierda que harán todo lo que Vladimir Vladimirovich les diga, Rusia se prepara para cumplir su papel de LA potencia energética del siglo XXI. Y con el petróleo a éstos precios, como decía Chico Buarque, en ésta vida vence quien dice que sí. ¿Rusia como potencia regional? Sí; estamos preparados para mandar a tomar por saco a la tenue democracia georgiana, y dejaremos que los ex-presidentes del Soviet Supremo de los Comosellamenestánes sigan construyéndose estatuas de oro. ¿Rusia como violadora de los derechos humanos? ¡Por supuesto! Esos chechenos son musulmanes, por ende terroristas. Maten cuántos quieran. ¿Periodistas? Algo habrán hecho. ¿Rusia como recuperadora de las viejas tácticas de James Bond? Da, camaradas. Envenenemos a gente con material radioactivo (dándole de paso al gobierno británico la enésima excusa para encender la Alerta Roja Paranoide). Sea como sea, antes de final de año Rusia entrará en la OMC, convirtiéndose así en un país tan libre como China. ¡Y que el champán fluya en la plaza Roja!

Seguiremos informando.

09
Oct
06

¡Kim! ¡Ahora con más Kim!

mas-kim-1.JPGBueno, bueno, bueno… El megalómano favorito de éste su blog ha vuelto a las andadas y ha confirmado al mundo lo que todos ya sabían de antemano: que Corea del Norte tiene un cuchillo y sabe utilizarlo. El presidente de los Yuesei ha contactado con Vladimir Vladimirovich y ha dicho que es “una amenaza para la paz y la seguridad mundiales”. El Consejo de Seguridad de la ONU se ha reunido y ha dicho lo mismo. Consecuencias de todo ésta indignación salvaje de nuestros poderosos líderes mundiales: posiblemente las mismas que cuándo los pakis (esos son los pakistaníes, para los no informados) volaron su bomba en el 99: “ay, qué chicos malos que sois…ay, ay, ay…tomad, una colleja.”.

Desde que, en 1974, a Indira Gandhi se le metiera en el tilak que la India necesitaba una bomba atómica, la lección ha sido clara y terrible: a los países con bombas nucleares no se les toca los cojones. Pero antes de buscar los refugios antiatómicos, tranquilicémonos: yo no le veo a Kim intenciones homicidas. Ni mucho menos. Kim quiere vivir como siempre ha vivido: manteniendo a su pueblo en un estado de fanatismo/ignorancia supina, utilizándolo como mano de obra semi-esclava (manteniendo serias dudas sobre el semi) mientras él disfruta de su colección de porno y coñmas-kim-2.JPGac francés; y, algún día, heredar todo eso a alguno de sus hijos (no se sabe cuál ahora mismo) Claro, en algún momento la dictadura podría irse al traste, y el vacío de poder podría producir consecuencias cachondas si hay bombas circulando por ahí. No sé. Rusia ha llevado ocho años en vacío de poder y nadie se ha liado a bombazos. Suerte, quizás.

De todas formas, Kim no tiene enemigos a los que atacar. Ir a por Corea del Sur sería estúpido; ir a por Japón sería inútil; ir a por China sería suicidio (bueno, aún más suicidio) y, por mucho que El País intente asustarnos con sus infográficos guays en Flash, los misiles de largo alcance norcoreanos son patatas a chorro que posiblemente caigan en Rusia antes de tocar cualquier fragmento de suelo americano (y si caen en Rusia sería todavía más suicidio)mas-kim-3.JPG

Así pues, las cosas seguirán como están, Corea del Norte seguirá siendo una sanguinaria dictadura estalinista, y si un día las masas norcoreanas se alzan contra el Amado Líder, nadie moverá un dedo. Bueno, quizás los chinos echen una mano…en la represión. No vaya a ser que se extienda aquello.

Seguiremos informando.