13
Abr
07

Sacar la lengua de paseo

Me notificaron que el otro día Telemadrid emitió un documental denuncia (quicir) en el que se ponía en relieve la terrible y dramática situación del castellano en Cataluña. Al parecer, los malvados rojonacionalistas pro-nazietarreroristaislamistas tenían la intención de acabar con la lengua castellana en Cataluña, y no satisfechos, expandir sus garras por otras comunidades autónomas. No es que lo haya visto (la última vez que vi Telemadrid creo que fue para verme a mí) pero vamos, uno se lo puede esperar.

Mi hermano el Mat, del que hace mucho que no hablo, se indigna de que ,en efecto, en Cataluña se den pasos para convertir al catalán en la única lengua de la comunidad autónoma, que, al fin y al cabo, es lo que se ha pretendido desde un principio. Como no, es una política copiada literalmente de mis queridos amigos los quebequeses (a su vez copiada de la política que implantó el hebreo como lengua de uso en Israel)

La Carta de la Lengua Francesa, de 1978, fue una de las primeras iniciativas del gobierno nacionalista de René Levésque (el hombre con las patillas más pobladas del mundo occidental) y convirtió al francés en la lengua oficial de Quebec. Todo tuvo que cambiar de idioma; el venerable centro comercial Eaton’s tuvo que descolgar el apóstrofe de la fachada, se cambiaron las señales de “STOP” por otras en las que ponía “ARRÊT” y el Kentucky Fried Chicken tuvo que cambiar el nombre por el que se le conoce en el resto del mundo para convertirse en Poulet Frit Kentucky, o PFK. Obviamente, la Carta fue recibida con indignación por los anglocanadienses, que ya habían aceptado la Ley de Lenguas Oficiales de 1969 (que obligaba a todos los funcionarios federales a tener la capacidad de hacer su trabajo en francés, aunque estuvieran destinados a lugares como Medicine Hat, Alberta, donde no iban a encontrar a un francófono ni con un pico y una pala) y con derisión por los americanos. Tras treinta años de Carta, se puede decir que la Carta ha triunfado…hasta cierto punto. El interior de la provincia habla francés como única lengua, pero ya lo hacía cuándo no había Carta. En Montreal han cambiado los carteles, pero la población sigue siendo abrumadoramente bilingüe.

arte-marcial-vasco.jpgY es que por mucho que se intente politizar el asunto, la gente es mucho más inteligente que los ideólogos-lingüistas. La prensa en catalán (y en euskera, y en gallego) tiene unas tiradas pifias (y no, no me estoy refiriendo a eso). Los nacionalistas catalanes prefieren leer “El País” o “La Vanguardia” que el “Avui”, no porque no sepan ni quieran saber catalán, sino porque el bilingüismo les permite elegir y ven que el “Avui” es peor que esos periódicos.

El problema es que aceptamos tácitamente las definiciones nacionalistas (incluidas las del nacionalismo español) que indican que esas lenguas son las de “ellos”, no las nuestras. Amigos, les recuerdo que el castellano, según la constitución, no es la lengua española. Es la lengua española oficial del Estado. El catalán, el euskera, el gallego, son lenguas españolas. El sistema educativo convierte el catalán en la primera lengua en Cataluña, sí, pero, ya lo he dicho antes, casi ningún padre o madre en Cataluña, salvo algún nacionalista trabucaire, negaría a sus hijos el aprender castellano e inglés. Dudo que haya un 15% de la población catalana que vea exclusivamente televisión en catalán. Si la cultura catalana se resumiera a lo que es exclusivamente en catalán (o sea, Lluis Llach y la cobla sardanista de Igualada) sería una cultura digna, quizás, pero indudablemente capada y empobrecida. Y poca gente se conformaría con eso.

Y tampoco es que por nuestra parte hagamos mucho. La creación del muro lingüistico no se hace por un único lado. ¿Cuánta gente conoces que quiera aprender catalán o euskera? Tendemos a ignorar esa música y esa cultura. Recuerdo ver un documental sobre la nova cançó y preguntarme, “¿y todo ésto, dónde estaba?”

Aprender, descubrir, escuchar; no es en qué lengua esté, o si es de tu país o no; es pasar por encima de las diferenciaciones ajenas y discriminar únicamente por los criterios que uno mismo se imponga. Yo lo he hecho, y ya no tengo dudas sobre mi artista catalán favorito:

el-pelos.jpg

 

Seguiremos informando.

Anuncios

1 Response to “Sacar la lengua de paseo”


  1. 16 abril 2007 en 12:43

    Grandioso, maravilloso, incomensurable: puro Thiago. ¿Qué me tengo que tomar para escribir como usted, oiga?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: