17
Ene
07

La tragedia de los equívocos

En algún momento tendría que hablar de la crisis política (tanta historia de música y de Padre de Familia está muy bien, pero de vez en cuándo hay que ponerse serio y sacar el politólogo que llevo dentro) y prefiero hacerlo más tarde que en el calor del momento. Hemos llegado hasta la situación actual por medio de una acumulación de errores, reconocidos algunos, no reconocidos otros, irreconocibles la mayoría. Y ya he dicho alguna vez que ser de izquierdas es más duro que ser de derechas; mientras que en las derechas puedes mantener una cómoda e impermeable fe ciega en tu Jefe y en tus ideas, en las izquierdas no sólo tienes que cambiar tus ideas conforme cambia el mundo a tu alrededor; tienes que criticar a todo lo que se mueva, a tus jefes, a tus ideas e incluso a tí mismo. Es duro y mucha gente no lo entiende. Así pues, a los que consideren que la autocrítica es una puerta abierta a la traición, les pido disculpas. Pero hay cosas que necesitan ser dichas.

La primera culpable de la crisis política es ETA. La banda terrorista está en proceso de escindirse en dos e incluso en tres: los que saben que tienen posibilidades de salvarse, que quieren una paz pactada que les deje irse a casa (Otegi, que “sólo” tiene en su haber crímenes de enaltecimiento y apoyo a banda armada, políticamente fáciles de amnistiar, está entre ellos); los que saben que no tienen posibilidad alguna de salvarse, que no tienen nada que perder y prefieren morir con las botas puestas (posiblemente todos los “activos” con asesinatos en la culata); y los jarraichus (versión euskaldún de los pijopunkis de mi facultad) que al tener una chistorra por cerebro y no comprender más que la propaganda de la “opresión” que les han martilleado en la cabeza desde pequeños, que no van a dejar de hacer lo que siempre han hecho por mucho Josu Ternera que se lo diga. Ya dije en septiembre (aunque no me extendí sobre ello como prometí) que éste escenario se parecía a la pacificación de los “poli-milis” en el 83, pero no me acordaba de un detalle importantísimo: desde Yoyes, en 1987, está extendida la idea de que de ETA sólo se sale con los pies por delante. Y aunque la falta de poder de la banda es notoria, los etarras “pro-pacto” no se fían: preferirán luchar por controlar la organización y rendirla como un todo antes de segregarse e huir por su cuenta. Éste proceso, por supuesto, va a ser más lento, más costoso e indudablemente habrá tiros; y su resultado, como no, será incierto.

Tenía razón el presidente cuándo dijo que se equivocó: de hecho, la política del Gobierno respecto al proceso de paz ha sido siempre la políticamente más sencilla pero, a la larga, la peor. Decía Frank Herbert en Dune que el camino más sencillo lleva inequívocamente al estancamiento. El Gobierno eligió el camino fácil, y así le fue. ¿Cuál es el camino fácil? Pues muy sencillo: con el bigotismo tanto político como mediático gritándole a la espalda (el equivalente político a intentar desactivar una mina antipersonal con un disco de Shakira puesto a todo trapo) el Gobierno, para evitar mayores discusiones, decidió no desviarse un ápice de lo que hizo el gobierno del PP en la tregua de 1999. Todo lo contrario: decidió hacer incluso menos; no le servía para resguardarse de las críticas (en puridad, nada le servía para resguardarse de las críticas) pero le permitía salvar los muebles si las cosas se pudrían, como ha sido el caso. Durante éstos nueve meses, el Gobierno no ha hecho nada; al menos, nada sustancial. Ni se ha legalizado Batasuna, ni se han acercado presos, no ha pasado nada. Gestos de cara a la galería, esos sí, muchos. Pero como dijo el veterano Mondale en 1984, ante la pregunta “¿Dónde está la carne?” el Gobierno se queda en nada. Cierto, no se ha cedido ante ETA; pero tampoco se ha ganado nada, así que lo único que tiene el Gobierno que mostrar es que ETA ha vuelto a matar, y eso es un jab à la George Foreman a la credibilidad del Gobierno. Tampoco ayudó la mala voluntad del PSE, que a éstas alturas aún no sabe qué caballo montar en una política tan polarizada como la de Euskadi, y al que siempre le ha reventado recibir instrucciones de Madrid (la cara de Patxi López durante la entrevista con Otegi era un discurso en sí misma) Quede como lección de que no todo se debe hacer siempre desde Ferraz, por importante que sea; si uno defiende el federalismo debe defenderlo en todo. Y, claro, como no, los lapsus del presidente. Hasta el socialista más dedicado reconoce que José Luis Rodríguez Zapatero no es Castelar precisamente. El presidente puede tener muchas cualidades, pero entre ellas no se encuentra el hablar en público. Es por eso que desde el principio de la legislatura quién se dedica a hablar de lo importante es María Teresa Fernández de la Vega, a la que no se le escapa una.

La suerte del PSOE (y que le permitirá llevarse las elecciones en 2008) es la aplastante inepcia del Partido Bigotista. Es tristemente lógico que el PP elija la política antiterrorista como punta de lanza de su oposición antigubernamental: su pobreza de ideas en todos los demás ámbitos de la política española les deja poco o ningún margen de maniobra. Aún así, esa oposición a la política antiterrorista es tan torpe que consigue desaprovechar las meteduras de pata del Ejecutivo. Sólo con decir la frase: “El PSOE ha hecho con la tregua casi lo mismo que hicimos nosotros, y le ha salido igual que nos salió a nosotros” la credibilidad de Mariano Rajoy subiría varios enteros, porque, no nos engañemos, tendría mucha razón. Sin embargo, José María Aznar, el Líder Cósmico, dejó grabada a fuego en la entrada de Génova 13 el lema “El PP nunca se ha equivocado”, y como todo el mundo sabe, en Génova, Aznar es Dios, y a Dios no se le discute. Por eso, en vez de ganar el voto centrista con la autocrítica, prefiere perderlo uniéndose a Fedeguico y a sus secuaces en su reiterada murga “El PSOE es Culpable de Todo”, y a asumir la posición de “no hace falta la paz, porque no hay una guerra, los de ETA son delincuentes comunes”, sin tener la suficiente cabeza para recordar que si los terroristas fuesen delincuentes comunes y el terrorismo se solventase con represión pura y dura, Franco ya habría acabado con ETA en 1972; pero no sólo no acabó con ella, sino que al año siguiente volaron por los aires al Presidente del Gobierno. Como política antiterrorista, en consecuencia, muy efectiva no es.

Mucha gente se pregunta porqué el PP ha decidido radicalizar sus posiciones, dejar el centro político al PSOE y hacerse cada vez más ultraderechista. Creo tener una respuesta. Las elecciones de 2004 revelaron que el electorado fiel del PP, abastecido en su mayoría por las clases medias y acomodadas católicas y de mediana edad, es más grande de lo que pensaban, gracias, precisamente, a que como ya dije con anterioridad, el gran legado de Aznar fue hacer que la derecha española se asumiera a sí misma y perdiera la vergüenza. Ese electorado fiel, entre 8,5 y 9,5 millones de españoles, es suficiente para ganar unas elecciones siempre y cuándo la participación sea baja. Así pues, la intención del PP no es convencer a los españoles para que les voten, sino:

1. Alimentar a sus fieles bases con mensajes directos y fáciles de comprender.

2. Desanimar al resto de la ciudadanía para que se asqueen de la “política” y no vayan a votar.

Esa “anti-política” es, a mi entender, moralmente repugnante. Corresponde, por lo tanto, no sólo a los que se consideren de izquierdas, sino a todos aquellos que crean en una democracia real en España, combatir ésta vulgar farsa con su arma más poderosa: el voto.

Seguiremos informando.

Anuncios

1 Response to “La tragedia de los equívocos”


  1. 1 K.
    20 enero 2007 en 4:18

    su blog es enorme, caballero.
    saludos
    K.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: