11
Nov
06

Han resucitado!!!

chester.JPGQuizás mis lectores más fieles (si los hay) me reprochen que escriba poco. Estoy de acuerdo, pero opino que mejor un artículo entretenido cada mucho que un puñado de tonterías cada poco. Y dicho ésto, pasaré a escribir…un puñado de tonterías.
Antes de nada, siento reconocer que viruete.com ha muerto. El buen muchacho, que durante un par de años ha sido alimento y vida del frikismo nostálgico más crudo, ha pasado a dedicarse a cosas mucho más interesantes, como el grupo que ha montado y la novia. El golpe de gracia ha sido un absurdo artículo sobre futbolistas, hecho a la española, es decir: tarde, mal y a rastras. No podemos sino alegrarnos por él, y esperar ser dignos de su sapiencia escrita.

A lo que iba. Una de las primeras revelaciones que tuve sobre la maldad intrínseca de las multinacionales y sobre la inhumanidad del mercado la tuve a mis humildes siete u ocho años, cuándo la Matutano retiró del mercado los Cheetos Torciditos. Para aquellos que no hayan tenido infancia (más de los que parece) les recuerdo que en tiempos remotos, en ésta España nuestra, había tres variedades de Cheetos: los Rizos, o sea, los Cheetos de toda la vida, que iban en bolsas naranjas; los Bolitos, unas bolas coloreadas de amarillo que iban en bolsas verdes, y mis favoritos, los Torciditos, más larguiruchos y más irregulares que los Cheetos normales, que iban en bolsas azules. Yo por aquél entonces ya tenía cierta educación con los snacks, como todo niño que se preciase. En Brasil, había varios snacks que me encantaban; los Cebolitos, que como su nombre indican sabían a cebolla, y sobre todo los Fandangos, aún reivindicados con ansia cada vez que visito a mi abuela en São Vicente. En España, en comparación, había poca cosa, y de la poca que había los Torciditos eran indudablemente mis favoritos.

Hasta que un día, Matutano decidió ahorrar costes (en la resaca de nuestra incorporación a a la entonces CEE), introducir al infumable Chester Cheetah y acabar con mis idolatrados Torciditos.

Y así se pasaron casi veinte años. Hasta que, ésta mañana, paseando por el Ahorramás que hay cerca de mi casa, veo una bolsa con algo llamado Cheetos Crunchy. Y, aún más sorprendente: lo que aparece en la bolsa se parece bastante a los viejos Torciditos. Como no podía ser de otra manera, me agencio una bolsa y, ¡albricias! ¡¡Resurgam!!

hormigas-fritas.JPGPues sí, amigos, la Matutano ha decidido darle una segunda oportunidad a los Torciditos. Y ésto abre un rayo de esperanza. Porque sí, todos nosotros tenemos al menos un producto alimenticio descatalogado o cambiado a peor del que ansiamos volver a tener noticias. El yogur de cereales de Danone (ahora sólo disponible en versión (argh) bífidus); los primeros Golden Grahams (no confundir jamás con los actuales); las galletas Molino Blanco (impresionantes) o los Motta Frolics, que sólo se comían en mi casa(los italianos, cuya capacidad industrial es proverbialmente patética, cambian totalmente de tercio a la hora de producir comida). Y, como no, el origen de cienes y cienes de coñas a mi costa: el guaraná Antarctica, cargado con la losa de empalagoso en un país que odia lo empalagoso (tengo que conocer aún algún sitio como aquí, donde los dulces tengan más grasa que azúcar) pero muy bueno, especialmente con muuuuucho hielo.

En fin. Hoy he tenido un poco más de fe en el ser humano. Ya verás como ésta tarde ya se me ha pasado.

Seguiremos informando.

Anuncios

0 Responses to “Han resucitado!!!”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: