25
Oct
06

Y yo os haré pescadores de farla

dadan.JPGAmigos, noticia bomba ésta mañana en El País (enlace aquí): El temporal de los últimos días ha soltado del fondo del mar lusitano una red colocada (valga el doble sentido, y perdónenme) por narcotraficantes, con un par de toneladas de coca; y por las costas del litoral atlántico peninsular, poco a poco, han ido surgiendo fardos y fardos rellenos del estupefaciente. Por casi seiscientos kilómetros de costa, de Setúbal a La Coruña, fardos cocainosos están apareciendo en las playas. La Benemérita y su equivalente lusitana, la Guardia Nacional Republicana, vigilan las playas para evitar la aparición del inevitable listo que se lleva el fardo a casa para alimentar el jornal; es obvio que, a pesar de sus buenas intenciones, por cada fardo del que avisen a la policía tres ya estarán en una fregoneta rumbo a Madrid o a Valencia. Maldición. Lo que faltaba. Los informes de las autoridades antidrogas son claros: últimamente, la farlopa se ha proletarizado. Lo que era una droga yuppie y pija durante los 80 se ha convertido en el sustituto del caballo en las periferias capitalinas. tunero.JPGÉste “accidente” no hará sino tirar abajo el precio del polvo blanco en los polígonos metropolitanos. ¿Por qué hago éstas predicciones? ¿Como sé yo qué va a pasar? Amigos, porque la historia nos enseña. Prepárense a oír una de las historietas del tío Thiago. Brasil, primavera de 1987 (o sea, otoño de 1987 aquí). El nordeste brasileño, principal productor de marihuana de la república, pasa una de las peores sequías de su historia. El precio de la marincha se multiplica, cuándo se puede encontrar, en las capitales del sudeste, Río y São Paulo. Jipiosos, rockeros, turistas, todos se desesperan; pero de repente, el milagro. Un barco carguero, el Solana Star, navegando desde el Sudeste Asiático hasta Europa con 20 toneladas de cannabis indica prensada en latas de 2 kilos, tiene una avería cerca de la costa de Río de Janeiro. Todo al agua, por supuesto: tripulación y carga; en el barco sólo queda el cocinero. Durante las semanas subsiguientes, la mejor marihuana que jamás se haya fumado en Brasil llega en enormes latas a la costa, a través de casi 400 kilómetros. La fiesta se generaliza, y a partir de entonces, en el argot de Río, cuándo algo es bueno, es “de la lata”. ¿Y se esperan que algo distinto pase aquí? Mi suerte es que no soy drogadizo. A los que lo sean, suerte.

Seguiremos informando.

Anuncios

2 Responses to “Y yo os haré pescadores de farla”


  1. 26 octubre 2006 en 7:41

    Droquemos al Señor… te drogamos, óyenos

  2. 02 noviembre 2006 en 9:19

    Marihuana en lata de conserva. Es curioso, pero la primera vez que llegó una conserva a este país conocido como España fue por el accidente de un barco francés en las costas de Galicia en la primera mitad del siglo XX. Los habitantes rescataron las latas del barco y, tras abrirlas, decidieron copiar el invento y hoy la industria de conservas gallega domina el panorama nacional.

    Salud.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: